lunes, 20 de julio de 2015

Influencias en el perfil profesional femenino

La cifra de mujeres consejeras tanto del Ibex como de las grandes  empresas europeas es actualmente del 16,6% y dista mucho de una supuesta igualdad.
La Comisión Europea exige que al menos el 40% de los consejeros sean mujeres en 2020. Ellas son mayoría en las universidades (60%), y la buena noticia es que comienzan a tener más peso en las aulas de las escuelas de negocio, donde ocupan casi uno de cada tres asientos.
Nerea Torres, una de las jóvenes mujeres españolas que lleva más de una década ocupando puestos de responsabilidad reconoce los pros de esa forma de hacer en femenino. “Las mujeres somos más participativas y más democráticas”, considera. Pero también admite uno de los principales contras que resaltan uno tras otro los estudios e informes sobre liderazgo de las mujeres: “Tenemos menos confianza en nosotras mismas”.
Una encuesta publicada en 2014 por la escuela de negocios ESPC Europe, destaca cómo las mujeres perciben que en las empresas aún imperan algunos códigos masculinos. El 83% de las directivas encuestadas consideraron que la tendencia de los hombres es promocionarse solo entre ellos para ascender a un nuevo puesto, aunque el 85% admitieron también que a ellas les falta empuje personal y profesional a la hora de luchar por un puesto.
Fotografía: Gaza Street Art
No obstante, está siendo un objetivo lento de conseguir. A pesar de todos los esfuerzos que se están llevando a cabo desde diferentes frentes para conseguir una igualdad en el trabajo, las mujeres siguen estando muy poco representadas en los puestos de liderazgo y de gestión.
La desigualdad de género en el hogar sigue limitando la igualdad de género en el trabajo.
Yendo más allá de los comportamientos y códigos culturales en las empresas, una investigación realizada en 2014 por la Universidad de British Columbia examinó cómo los comportamientos de los padres y sus actitudes respecto de las funciones domésticas, más allá de sus creencias explícitas, predicen las aspiraciones profesionales de sus hijas.
El estudio pone de manifiesto que cuando los padres participan en una distribución igualitaria en el seno familiar, sus hijas en particular, expresan un mayor interés en trabajar fuera de la casa y desean una profesión menos estereotipada.
La manera en la que los padres se comportan en relación a la realización de las tareas domésticas juega un papel decisivo en la formación de las actitudes de género y las aspiraciones de sus hijos, especialmente en las hijas.
Los comportamientos en casa hablan más que las palabras. Aun cuando los padres apoyan públicamente la igualdad de género, si en casa funcionan con una división tradicional del trabajo doméstico, sus hijas serán más propensas a imaginarse en profesiones tradicionalmente femeninas, como enfermera, profesora, bibliotecaria, madre o ama de casa.
Fotografía:Lucy Nicholson
Hijas educadas por padres que participan (y no ayudan) con las tareas del hogar, suelen estudiar carreras menos tradicionales y potencialmente mejor pagadas. Incluso si las madres son modelos de conducta para sus hijas en cuanto al tipo de profesión y trabajo realizado fuera de casa, los esfuerzos para modelar el éxito de las mujeres en el trabajo podría tener una eficacia limitada en el cambio de las aspiraciones de las jóvenes si todavía observan la desigualdad en el hogar.
El estudio demostró que este tipo de influencia es más acusada en el caso de las hijas. Para los varones no se encontraron correlaciones significativas. Las hijas aspiran hacia profesiones más estereotipadas en la medida en la que sus padres:
-  mostraban explícitamente una tendencia a favor de la división tradicional de las tareas domésticas.
-   tenían asociaciones implícitas más fuertes en cuanto a la relación mujer-casa y hombre-trabajo
-    reconocían contribuir menos en las tareas domésticas y el cuidado de los hijos.
Estos factores representan la primera evidencia de que el comportamiento de los padres y sus creencias implícitas con respecto a la división de tareas domésticas juegan un papel clave en la predicción de las aspiraciones profesionales de sus hijas en el futuro.
Hablar y estar de acuerdo con la igualdad de género es importante, pero estos resultados sugieren que es fundamental que los papás "actúen en consecuencia" también porque sus hijas claramente perciben su comportamiento.
Como conclusión, estos hallazgos sugieren que, incluso en la sociedad actual y desarrollada en la que se fomentan mensajes explícitos (verbales) en relación con la igualdad de género, señales sutiles e indirectas del comportamiento de ambos miembros de la pareja influyen sobre las creencias de las hijas en cuanto a roles de género, especialmente el de los padres, que juegan un importante papel en el modelaje de un futuro más igualitario para sus hijas.
El logro de la igualdad de género en el hogar puede ser una forma de inspirar a las mujeres jóvenes a ampliar sus horizontes y pensar en la posibilidad de acceder a carreras profesionales de las que tradicionalmente han sido excluidas.

Fuentes:
Estudio: The Second Shift Reflected in the Second Generation: Do Parents’ Gender Roles at Home Predict Children’s Aspirations? Alyssa Croft, UBC Departamento de Psicología - Coautores Prof. Toni Schmader, Katharina Bloque y el Prof. Andrew Baron.
Artículo "Mujeres al frente" - 2014: http://sociedad.elpais.com/sociedad/2014/04/25/actualidad/1398425816_928490.html.
Informe de la Comisión Europea: "Gender balance on corporate boards - Europe is cracking the glass ceiling" - Septiembre 2014